Quién Gana y Quién Pierde: Legitimidad y Certidumbre (A la sorda 3)

Ciudad de México, agosto 1, 2012

A la sorda

Quién Gana y Quién Pierde: Legitimidad y Certidumbre

(Quien tenga ojos para ver, que vea)

Por Efraín Esquivel Revilla

 

Un apreciado amigo me escribe que “el punto no es la legitimidad ni la certeza, eso ya nadie lo discute, sólo ustedes. La legitimidad se discutió y resolvió en el 2006 como tú lo aceptas y la certeza se resolvió en el 97 con el papel del IFE y la toma de una parte importante del poder por la izquierda”.

El problema de estas afirmaciones es su falso razonamiento, incluyendo hasta un tufillo de intolerancia. La legitimidad y la certeza (e incluso la legalidad) devienen de procesos sociales y por tanto no están dados de una vez para siempre.

Ciertamente el asunto de la legitimidad se discutió fuerte hace seis años, pero ello no implica que antes de 2006 no se hubiera polemizado sobre el tema, ni que por decreto después de esa fecha se haya cancelado la posibilidad de volver a cuestionarla: cada vez que sea necesario, habrá gente crítica dispuesta a debatir las implicaciones y los alcances de las transgresiones que conducen a la instauración de poderes ilegítimos. Por cada injusticia e infamia cometida, siempre habrá alguien dispuesto a levantar la cabeza, aunque no se esté de acuerdo con el agraviado. No se trata de excluir ni de ocultar, pues a final de cuentas el gobierno ilegítimo siempre es visible por quienes tienen la conciencia y el corazón dispuestos para ver.

Con la certidumbre ocurre algo similar: su existencia depende de los organismos y de los elementos utilizados para garantizar que cualquier competición se dé en términos de equidad, de transparencia y de legalidad. Para el caso, los organismos encargados de ofrecer esa certidumbre (IFE, Tribunal Electoral y FEPADE) no han dado el ancho y parecen tener más interés en ya dar por ganador a Enrique Peña, que en procurar satisfacer las peticiones de certeza que por doquier se multiplican.

La confianza, mi estimado camarada, va de la mano con la certidumbre: al menos para el asunto que nos ocupa, la una no puede ir sin la otra. Y ambas requieren de trabajo fino y constante: como ocurre con otros sentimientos humanos, puede ser fácil echar a perder lo alcanzado si se abusa del aguante de la raza.

Más adelante mi cuate abunda: “Yo creo que ahora la discusión es quién pierde y quién gana y la posición que toman los actores principales de la contienda y con qué razones. El tribunal, creo que resolverá a favor de Peña Nieto y aun así no será aceptado el veredicto y no entiendo esa cerrazón de un candidato de no aceptar el resultado”.

Ante tal dicho sólo queda preguntar si puede haber ganadores y perdedores, en un estado de derecho, si no existen condiciones de certidumbre, legitimidad e incluso legalidad en el proceso electoral. Me parece que no. Seguramente habrá usurpadores, pero no vencedores; tal vez haya escamoteados, pero no derrotados. La cuestión es que sólo los procesos apegados a derecho pueden arrojar victorias legítimas. De otra manera, prácticamente a todos se nos dará gato por liebre.

De seguir por este camino, la Política terminará por convertirse en un mercado negro de votos, mientras los órganos electorales se hacen de la vista gorda y los políticos se dedican a regentear la miseria y la ignorancia.

De continuar así, llegaremos al límite de corroborar lo que otro amigo, rosarense él y de cierto modo también apabullado en una elección local, dice de los procesos electorales: que “se ganan con dinero, dinero y más dinero…”. A esto nos puede conducir el tratar de minimizar, o encubrir por cualquier motivo, la inmoralidad manifiesta del PRI y de su candidato en la última elección presidencial.

Finalmente, nada más resta decir que la conversión política es aceptable siempre y cuando no se caiga en el extremo de la intolerancia, que como sabemos es madre de un sinfín de arbitrariedades y por supuesto de impunidad.

About these ads

, ,

  1. Deja un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: